Cada año observamos con terror la cercanía de septiembre puesto que marca el inicio de la temporada de caza con galgos.

Cada año observamos con terror la cercanía de septiembre puesto que marca el inicio de la temporada de caza con galgos. El inicio de esta temporada nos señala el abandono masivo de de perros descartados por sus dueños, que sin ningún pudor los abandonan a su suerte. Los perros más afortunados llegan a nosotros rotos como muñecos usados, los menos siembran las carreteras de dolor y tragedia. En España la muerte de un perro en las carreteras tiene muy poco valor porque nadie prevé que un atropello a una velocidad de 100 km/h podría ser fatal para los ocupantes del vehículo y si el animal no está identificado no hay forma de reclamar la autoría del accidente. En FBM nos preparamos ante esta previsión y ponemos a punto nuestro quirófano y estancias del hospital. Comparte con nosotros esta información.
***********
Every year we watch with terror September as it marks the beginning of the galgo hunting season. The start of this season points out the massive abandonment of dogs discarded by their owners, who shamelessly abandon them to their fate. The luckiest dogs come to us broken like used dolls, the fewest they spread the roads of pain and tragedy. In Spain the death of a dog on the roads has very little value because no one anticipates that a run over at a speed of 100 km / h could be fatal for the occupants of the vehicle and if the animal is not identified there is no way to claim responsibility. of the accident. At FBM we prepare for this forecast and we fine-tune our operating room and hospital stays. Share this information with us.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *